Poinsett. Un James Bond Estadounidense De Principios Del Siglo XIX, Que Fracasó En México

Una historia distinta a la que conoces

joel-roberts-poinsett
Poinsett

Entre todos los villanos que circulan en nuestra historia, nadie se equipara a Joel Roberts Poinsett. Su mitología es enorme: conspiró contra Iturbide, quiso comprar Texas, fundó la logia yorkina, su pasado intervencionista en Chile le precedió, cónsul en Buenos Aires, manejó a su antojo a Guerrero y despreció el mundo católico hispánico de América. Pero la realidad muestra que se le ha sobrestimado, puesto que no logró su principal encargo que era el de adquirir Texas.

descarga (2)
Mapa de México y EEUU

Mientras vivió en México, claro, se dedicó a conspirar; ¿sus objetivos alternos? romper los lazos culturales con España y Europa; fortalecer, a toda costa, la imagen de Estados Unidos ante la nueva República Mexicana; pero estos derroteros, si bien correspondían al sentir de la joven Unión Americana, él los había personalizado para lograr lo que era el sueño estadounidense: Texas. En eso fracasó.

“Enjuto, blanca la tez, de amplia frente y rostro oval, lo mejor de todo eran sus ojos de arcanas luces grisáceas, imperiales. Si en los ojos devela el alma sus misterios con sutiles voces, en la suya bullía la vida poderosa, la que quiere, piensa y cree, la que tiene ambición, camino y fe.” (Fuentes Mares, 15)

El análisis de su biografía permite explicar el deslumbramiento que logró sobre la sociedad mexicana. Nació  el 2 de marzo de 1779, en Charleston, Carolina del Sur, zona esclavista. Su protestantismo se debe seguramente a que era descendiente de hugonotes franceses. De familia acomodada, se le envió a estudiar a la ya prestigiosa, Universidad de Edimburgo de Escocia, donde se matriculó en Medicina y Química, carreras que no terminó y que cambió por un interés en la milicia, inscribiéndose en la afamada Real Academia Militar de Woolwich, que sería el antecedente inmediato de la más famosa Academia de Sandhurst.

300px-2015_London-Woolwich2C_Royal_Military_Academy_01
Academia de Woolwich

 

De carácter inestable regresó a Charleston en 1800 a trabajar en un bufete jurídico. Dos años bastaron para cansarlo de los intrincados resquicios legales y volvió a viajar, esta vez a Suiza e Italia, y al año siguiente a Munich y Viena. Viajero incansable y agudo observador fueron virtudes que sí se enraizaron en él, no obstante que siempre fue de salud frágil.

 

Tuvo que regresar a los Estados Unidos debido a la muerte de su padre. Resolviendo los trámites que lo ataban, en 1806 volvió a viajar: Niágara, Quebec, Nueva Inglaterra, Suecia, Finlandia y Rusia. En este último profundiza sus observaciones y conoce el Mar Caspio, Astrakán, Bakú, Tiflis y Crimea. Tuvo la habilidad en este viaje de hacerse de la amistad del Zar Alejandro I quien, maravillado con el joven de 28 años, le ofrece ser consejero del Imperio Ruso, lo que Poinsett rechazó, debido a su patriotismo estadounidense. Tal vez la explicación obedece también a que tendría que establecerse y ejercer una actividad, seguramente interesante y de gran influencia pero fija, yendo contra su personalidad.

monroe_james
James Monroe

Con estos antecedentes, no es de extrañar que el presidente James Monroe le encargara visitar México con los siguientes objetivos: entrevistarse con Agustín de Iturbide y recopilar cuanta información pudiera de la situación política de este país vecino; todo con el carácter de “Agente Confidencial”, sí, de espía.

El 3 de noviembre de 1822 fue recibido por el emperador Iturbide y, lo más importante de esa reunión, según nos lo refiere Fuentes Mares, fue la aclaración en la mejor diplomacia posible de parte del soberano hacia el enviado: las instituciones de Estados Unidos no son aplicables en nuestro país, o sea, México. Esto, por supuesto debe de haber molestado al espía; ¿quién podía osarse dudar de las bendiciones del sistema político estadounidense? Antes de esta reunión, ya había tenido ocasión de reunirse con Antonio López de Santa Anna y con Miguel de Santa María, ministro colombiano ante el Imperio Mexicano, así como de enterarse del disgusto que tenían los diputados del Congreso disuelto contra el emperador. El 11 de noviembre de ese año salió hacia Tampico, desde donde se embarcaría el 21 de diciembre con boleto de regreso a los Estados Unidos. Sus reportes fueron claros y premonitorios: el imperio no podía durar y, por supuesto, no era un gobierno al que la joven Unión Americana debiera reconocer.

iturbide_agustin_1
Agustín I

El 25 de marzo de 1825, Henry Clay, secretario de Estado de John Quincy Adams, nombró a Poinsett como Ministro de los Estados Unidos ante el gobierno mexicano con las siguientes instrucciones:

  1. Dejar claro que se debería de dejar en paz a Cuba y no intentar nada con respecto a su independencia de España
  2. Establecimiento de nuevos límites territoriales entre México y los Estados Unidos, de manera lógica o provechosa para ambos. O sea, la adquisición de Texas.
  3. Expresar la satisfacción que los Estados Unidos sentían por el hecho de que México hubiera adoptado una república federal
  4. Recalcar la importancia que en los Estados Unidos se daba a la doctrina Monroe –fuera cualquier injerencia europea en América- expresada por el quinto presidente  el 2 de diciembre de 1823.

El 1º de junio de 1825, Guadalupe Victoria acepta con agrado las credenciales de Poinsett, en esta su segunda y, ahora sí, oficial visita a nuestro país, recibiendo a su vez una carta del propio presidente estadounidense felicitando a Victoria, que comenzaba con “To Our Great and Good Friends of the United Mexican States” (Fuentes Mares, 69). No olvidemos que el Ministro de Relaciones Exteriores de México era Lucas Alamán así que, contra lo que esperaba nuestro personaje, la bienvenida fue más bien fría.

Las acciones diplomáticas se centraron, primero, en la necesidad de permitir el paso de comerciantes estadounidenses de Missouri a Santa Fe, cuestión que fracasó ya  que Alamán detuvo cualquier resolución hasta que no se firmara un acuerdo de límites entre ambos países, que actualizara el que Onís (España) y Adams habían firmado en 1817. En segundo lugar: Texas. Alamán lo único que buscaba era ratificar el mencionado tratado de límites entre España y los Estados Unidos. De Texas, ni hablar. El 10 de junio de 1826, ya con Sebastián Camacho como Ministro de Relaciones Exteriores se firmó un acuerdo aceptando los límites pactados en 1817, copia del cual le hizo llegar a su jefe Henry Clay el 7 de febrero de 1828, aclarándole que se había visto “forzado” a aceptarlo. Con respecto a Cuba, como tercer punto; no se le hizo caso. En lo referente a la doctrina Monroe, se le dijo que sí, pero sin instrumentar ninguna acción.

descarga (4)
Lucas Alamán

Ante semejante fracaso, a Poinsett no le quedó otra más que ejecutar lo que mejor sabía hacer y de lo cual ya había dado muestras sobradas en Chile, nación que acabó corriéndolo: conspirar.

El 29 de septiembre de 1825 se instauró la Logia Yorkina, dependiente de Filadelfia, en nuestro país, no olvidemos las raíces masonas de los Estados Unidos: Washington, Jefferson, Madison, Monroe, etcétera. Esta asociación fue conocida como el “partido americano”. A ella se afiliarían los llamados liberales, esto es, aquellos que apoyaban el federalismo, la separación de la iglesia y el Estado, el antihispanismo y la amistad a los Estados Unidos, en una amplia gama de grises, que irían desde buscar la anexión al vecino país del Norte, hasta la alianza, pasando, incluso por el protectorado yanqui. La cuestión religiosa era difícil. Todos eran católicos practicantes, así que romper con la sagrada institución era difícil, no digamos el abrazar el protestantismo. Poinsett mismo se refería a este grupo como el Partido americano.

La masonería ya había comenzado sus actividades en México. Esto databa desde la época de la Nueva España, en plena guerra de independencia. Contra lo que algunos han comentado, los principales líderes de la independencia, Hidalgo y Morelos no eran masones, tampoco Allende. Las juntas que se realizaron con el fin de conspirar contra el gobierno virreinal, eran secretas y, por esa razón hay quien las ha querido confundir con las reuniones de las logias masónicas. La masonería llega con las tropas españolas que venían a apoyar al ejército realista, eran francmasones, o sea traían la influencia que en la península había tenido la masonería de origen francés, aunque sabemos que la fundación de la masonería como tal, fue en Inglaterra. Seguramente, su aparición fue entre 1813 y 1821. Estas logias iniciales eran del Rito Escocés y a ellas se van a adherir muchos de los principales líderes independentistas de esta época como Guadalupe Victoria. Posteriormente, ya en el México independiente la influencia sobre estas va a ser mayoritariamente inglés. Estos van a ser contrastados por el nuevo rito yorkino fundado por Poinsett. Los masones del rito escocés van a ser, mayoritariamente, centralistas, proeuropa, simpatizantes de mantener la situación que se tenía con la iglesia católica y … antiyanquis. Estas dos facciones son el origen de los que se va a conocer en el siglo XIX como partido liberal y partido conservador, respectivamente.

descarga (5)
Masonería

Esta acción de Poinsett es de las que sí se pueden considerar como un éxito en su gestión; la otra fue su reconocida autoría del Motín de la Acordada con la que se desconocieron los resultados de las elecciones 1828 que le dieron el triunfo a Manuel Gómez Pedraza, logrando su deposición y la entronización de Vicente Guerrero como presidente. Vicente Guerrero era conocido nacional e internacionalmente como un incondicional de Poinsett.

Durante la efímera presidencia de Guerrero, el presidente John Quincy autorizó a nuestro personaje a ofrecer cuatro millones de dólares por Texas, incluso hasta cinco millones, oferta que no fue aceptada, sobre todo por el Congreso y que generó una serie de reclamaciones de la mayoría de los políticos mexicanos exigiendo su expulsión.

descarga (6)
Motín de la Acordada

Finalmente, Poinsett fue expulsado de México, a solicitud formal del secretario de Relaciones Exteriores mexicano, José María Bocanegra, en julio de 1829, a su contraparte estadounidense. Poinsett permaneció en México, hasta el 3 de enero de 1830, después de que el Congreso mexicano había declarado a Vicente Guerrero, su fiel seguidor incapacitado para gobernar.

Siguió su carrera, como congresista en Estados Unidos y, durante la presidencia de Martin Van Beuren fungió como Secretario de Guerra, entre 1837 y 1841. Murió el 12 de diciembre de 1851 en Stateburg, Carolina del Sur, feliz seguramente de haber sido testigo, aunque no actor principal del despojo que se le hizo a México de más de la mitad de su territorio. En realidad, lo que él logró en México fue alborotar y crear una corriente de opinión, entre muchos yorkinos radicales, como Lorenzo de Zavala y Valentín Gómez Farías, favorable a la separación de Texas.

Fuentes Mares, José. Poinsett. Historia de una Gran Intriga. Col. Figuras y episodios de la Historia de México. No 51. Jus, 1957

descarga (4)

 

 

 

 

Dr.  Mariano García Martínez
19 de agosto de 2020.

 

Si quieres conocer más de este autor, puedes leer alguno de sus siguientes artículos:

Las independencias en América y el Conflicto Franco-inglés.

¿Qué le pasó al PAN?

CUBA Y PUERTO RICO EN LA MIRA DE COLOMBIA, ESTADOS UNIDOS Y MÉXICO

Una Reina para siempre, Isabel II en México 

E6D5EF9A-18D1-41C8-A034-AA7C3E57B702

La reina en el autobús

La Corona Inglesa en México

Este año la soberana británica cumplió 94 años de edad. Durante su longevo mandato de casi siete décadas ha realizado innumerables visitas oficiales en calidad de representante del Reino Unido. Su primera visita a Latinoamérica fue en 1968, visitando Brasil y Chile y siete años después pisaría por primera vez tierras mexicanas.

La Reina Isabel y el consorte Felipe de Edimburgo visitaron México en dos ocasiones. La primera en 1975, siendo el anfitrión el presidente Luis Echeverría y ocho años después, en 1983 en el sexenio de Miguel de la Madrid. Ambas visitas estuvieron repletas de grandes atenciones de los anfitriones mexicanos a la pareja británica, desde recorridos por mercados populares, charrerías y la imprescindible hora del té. Aunque también hubo momentos fuera del protocolo y llenos de autenticidad espontánea, como la intromisión de perros callejeros durante los recorridos a pie, y el hecho de que una de las comidas oficiales ofrecidos a la Reina fuera recalentado. Además hay un mito sudcaliforniano de que una de las perlas de la corona proviene de mar paceño. Y para variar ¿Sabías que al monarca fue espiada por agentes mexicanos? Conozcamos los episodios más sobresalientes de estas dos visitas de la eterna Isabel a México

527B5005-E141-411E-9213-71276FF5E220
Llévele marchanta

La visita de 1975 fue todo un acontecimiento nacional, ya que era la primera ocasión que una autoridad británica pisaba México. El itinerario de la reina consistiría en arribar al puerto de Cozumel, volar a la Ciudad de México, después visitar Guanajuato, Oaxaca, y partir del puerto veracruzano. El arribo a tierras mexicanas fue el 24 de febrero con un elegante retraso de siete minutos entre un clima nublado tropical que impedía la llegada del yate real Britannia al puerto mexicano. Pronto Isabel II y Felipe de Edimburgo junto con su comitiva fueron trasladados en avión a la capital mexicana, donde esperaba el presidente Luis Echeverría y su esposa María Zuno.

La recepción en la Ciudad de México fue impresionante, “nunca había visto tanta gente en las calles” fueron palabras de la monarca británica ante la colosal presencia de mexicanos Primero fue recibida en el hangar presidencial por Echeverría y la primera dama Zuno. De allí, partieron por un recorrido en un coche descapotado por las calles de la ciudad, entre aplausos, saludos y gritos del público. Una vez en el Zócalo, como acto de bienvenida se formaban palabras como “Elizabeth” “Viva Reina Isabel II” con mosaicos de palabras realizados por niños. También se formaban los rostros del presidente y la reina, así como caracterizaciones de Charles Chaplin y Cantinflas, en señal del hermanamiento de ambos países. Para la invitada, el espectáculo visual, y la cálida acogida de los ciudadanos fueron excepcionales, así como también la contaminación del Valle de México, tema que tocó al comparar la problemática ambiental con las zonas industriales de Manchester.

descarga (3)

Posteriormente hubo una cena en Palacio Nacional, donde se pronunciaron discursos de cooperación entre México e Inglaterra, y una orquesta interpretó piezas europeas y canciones populares mexicanas. Hay una nota apócrifa donde afirma que la reina bailó La Cucaracha, lo cual es mentira ya que solo fue interpretada en una cena oficial en la embajada británica.

Isabel II y Felipe de Edimburgo se trasladarían en tren a la ciudad minera de Guanajuato, donde los invitados se maravillaron de la imponente arquitectura colonia, así como de la historia contada por monumentos como El Pípila y la Alhóndiga. En esta visita, la monarca británica tendría un mayor acercamiento con la gente, ya que debido a lo angosto tamaño de las calles, los ciudadanos pudieron saludar de mano a Isabel II. Dicho acto estaba fuera del protocolo, pero la reina sin inmutarse saludó a las personas que estuvieron cerca, incluso a los cuadrúpedos vagos que deambulaban por allí. Posteriormente de admirar la imponente fachada de la Universidad de Guanajuato se trasladó al Mercado Hidalgo donde saludó a mujeres comerciantes y fue llenada de obsequios, desde artesanías a antojitos típicos de la región.

descarga (4)

Para despedirse de la ciudad, a la pareja británica se le ofreció una comida en una prominente hacienda de la ciudad, en donde se comió pipián, – comida típica mexicana que ya había degustado en Londres en un banquete ofrecido por Echeverría meses antes–. Lo curioso de este evento es que los alimentos fueron recalentados, ya que el pipián había sido preparado previamente en la ciudad de León.

El siguiente destino fue hacia el sur, esta vez en avión, donde Isabel II visitaría las ruinas de Monte Albán. Según sus palabras, tenía tanta curiosidad de conocer este sitio, ya que había leído sobre él. De acuerdo con reporteros, la pareja británica gastaría 200 000 mil pesos en artesanías, desde vestidos, joyas, cerámica y más joyas. Fue invitada a una exhibición en el Palacio de las Artesanías de Oaxaca, en donde no dejó de preguntar por los productos, su precio y su equivalente a libras esterlinas. Esos fueron los sucesos más relevantes durante su primera estancia.

La segunda visita de la Reina Isabel fue en 1983, siendo el anfitrión Miguel de la Madrid. En esta segundo encuentro la reina visitó tres ciudades portuarias y además fue seguida por espías mexicanos comisionados por el presidente. ¿Qué fue lo más relevante que hizo la monarca y que relacionaba al gobernador Cuauhtémoc Cárdenas?

foto_6_baja_36 (1)

Vamos por partes. Isabel II y su real comitiva, acompañada siempre del príncipe Felipe de Edimburgo arribaron esta vez a las costas de Acapulco en su emblemático yate Britannia. Allí sería recibida por Miguel de la Madrid. Esta vez, la visita oficial no tendría como escala la Ciudad de México.

Después de actos de bienvenida protocolarios y recorridos oficiales, la soberana y su comitiva acudieron al municipio de Lázaro Cárdenas en Michoacán. En todo momento, los espías de la ahora extinta Dirección Federal de Seguridad (DFS), siguieron los pasos de la reina e informaron con detalle de sus actividades. La razón principal se debía para evitar disturbios de grupos comunistas. Algunos grupos y organizaciones políticas, sobre todo de izquierda, calificaron de “visitantes indeseables” a la pareja inglesa real. El Partido Socialista Unificado de México y el Partido Mexicano del Trabajo organizaban mítines y marchas condenando la visita. Una de las razones declarada por uno de los líderes de la protesta es que México, como país soberano e independiente desde el siglo XIX, no reconoce títulos nobiliarios desde la época de Benito Juárez. Incluso hubo intenciones de reclamar el imperialismo inglés, por el reciente despojo de las Islas Malvinas pertenecientes a Argentina. Todos los reclamos fueron prontamente suprimidos por lo que la visita real no tuvo mayor inconveniente.

descarga (2)

Quizá lo más relevante que encontraron los espías, o como un intento de llenar un forzoso informe de actividades, fue la invitación a tomar el té de Cuauhtémoc Cárdenas. “A las 17:10 horas, la reina y sus acompañantes arribaron al muelle fiscal para posteriormente abordar el Yate Britannia donde tomó té con el gobernador del estado, el secretario de Relaciones Exteriores, el director de Sicartsa y el presidente municipal de esta localidad” citaba el espía en el informe de la DFS. Después de la histórica tradición, que duró aproximadamente 40 minutos, la comitiva real se trasladó a las costas de Puerto Vallarta para continuar con su recorrido.

No es novedad que en la reina sea espiada en México. En la primera visita con Echeverría como anfitrión, espías se encargaron de seguir cualquier movimiento de la realeza inglesa, quizá como un intento de ser los mejores anfitriones o encontrar algún plan secreto de expansión imperialista.

descarga (5)

En esta segunda visita, la pareja real tuvo un destino más con un motivo especial. El 22 de febrero arribaron a las costas de La Paz, del estado de Baja California Sur; allí fueron recibidos por el gobernador de la entidad Alberto Alvarado Arámburo y su esposa María Soto. Al igual que ocurrió en Guanajuato años antes, el recorrido a pie de la Reina Isabel estuvo acompañado por innumerables ciudadanos que caminaban a metros de los invitados, mostrando su admiración y agradecimiento por escoger la ciudad de La Paz como su último destino a visitar. La visita oficial estuvo repleta de las atenciones acostumbradas por parte de las autoridades mexicanas, pero el motivo principal de visitar la península paceña se debe al interés de investigar el origen de una de las perlas que posee la Corona Británica, extraída del Mar de Cortés hace más de un siglo. Según se cree, la corona heredada por Eduardo VII, se encuentra una enorme perla del tamaño de un limón que fue extraída en 1883 de una madreperla ubicada en la isla paceña del Espíritu Santo. Isabel II solo quiso conocer el origen de una de las joyas más llamativas de su corona, llamada irónicamente “Great Lemon” por lo que escogió como último destino esta ciudad costera que da hacia el famoso Mar de Cortés.

Estos fueron algunos de los momentos más relevantes o highlights de la Reina británica a tierras mexicanas. ¿Cuál es tu favorito?

descarga (4)

-Asterión

Si quieres conocer más artículos de este autor, puedes leer alguno de sus siguientes artículos:

El brazo perdido de Álvaro Obregón

Yuri Knórozov, el ruso que descifró los misterios mayas

Fidencio, el milagroso

Esperamoss te haya agradado esta entrada, te dejamos este donativo para un cafecito.

Logo

Para un cafecito

Con este cafecito, harás más feliz a HC Historia Contemporánea.

MX$10,00

 

¿España debe pedir perdón por la Conquista?

rey amlo
Un soberano y un representante

O por qué esta acción es un error histórico en todo sentido

El 25 de mayo de 2019, el titular del Ejecutivo Mexicano, Andrés Manuel López Obrador, anunció en un video que solicitó que España y la Iglesia Católica ofrezcan una disculpa a los pueblos nativos de América por la Conquista, mediante una carta enviada al Rey de España, Felipe VI y a su Santidad Francisco I.

Según sus palabras,

Envié una carta al rey de España y otra carta al Papa para que se haga un relato de agravios y se pida perdón a los pueblos originarios por las violaciones a lo que ahora se conoce como derechos humanos

¿Qué implica esta acción? ¿Cómo debemos reaccionar los historiadores? ¿Es esto un acto correcto? ¿Derechos humanos en el siglo XVI? Vamos por partes para comprender mejor la situación.

El texto de la Carta

Carta-AMLO-a-Felipe-VI
Carta

Para facilitarle a los lectores el contenido de este documento, les proporcionamos una versión íntegra transcrita:

Ciudad de México, a 1 de marzo de 2019
Su Majestad, Felipe VI
Rey de España
Palacio de la Zarzuela, Madrid

Excelentísimo Señor:

Como me dirigí a Su Santidad Papa Francisco, aunque con otro fundamento, expongo a usted, Majestad, el siguiente manifiesto:

A principios del año en curso se cumplió medio milenio desde la llegada de Hernán Cortés al territorio de la actual República Mexicana y en 2021 se conmemoran los 500 años de la caída de Tenochtitlan. Asimismo, dentro de tres años México celebrará los primeros 200 años de su vida independiente. Nos encontramos, pues, en un periodo en el que resulta ineludible la reflexión ante hechos que marcaron de manera decisiva la historia de nuestras naciones y que aún generan encendidas polémicas en ambos lados del Océano.

Sin afán de ahondar en ellas, Su Majestad, me ciño a los hechos: la incursión encabezada por Cortés a nuestro actual territorio fue sin duda un acontecimiento fundacional de la actual nación mexicana, sí, pero tremendamente violento, doloroso y transgresor; comenzó como un acto de voluntad personal contra las indicaciones y marcos legales del Reino de Castilla y la conquista se realizó mediante innumerables crímenes y atropellos; así lo prueban los cargos fincados por la justicia española al propio Cortés en los Juicios de Residencia a los que fue sujeto (1518-1547), de los que es emblemático el encarcelamiento y asesinato de Cuauhtémoc, último mandatario azteca, en 1525.

Con este propósito, el Gobierno de México propone a Su Majestad que se trabaje a la brevedad, y en forma bilateral, en una hoja de ruta para lograr el objetivo de realizar en 2021 una ceremonia conjunta al más alto nivel; que el Reino de España exprese de manera pública y oficial el reconocimiento de los agravios causados y que ambos países acuerden y redacten un relato compartido, público y socializado de su historia común, a fin de iniciar en nuestras relaciones una nueva etapa plenamente apegada a los principios que orientan en la actualidad a nuestros respectivos Estados y brindar a las próximas generaciones de ambas orillas del Atlántico los cauces para una convivencia más estrecha, más fluida y más fraternal.

Reciba, Su Majestad, las expresiones de mi más distinguida consideración.

Andrés Manuel López Obrador
Presidente Constitucional
de los Estados Unidos Mexicanos

Vamos a ignorar los saludos protocolarios que son un adorno, para desglosar los puntos principales del texto. Empecemos con la primera parte que me interesa destacar:

Nos encontramos, pues, en un periodo en el que resulta ineludible la reflexión ante hechos que marcaron de manera decisiva la historia de nuestras naciones y que aún generan encendidas polémicas en ambos lados del Océano.

Esto es cierto. Hay una polémica cada que se acerca la fecha de la Conquista y el Descubrimiento de América. Más allá de las posturas ideológicas de cada quién, es menester entender que NADIE ES CULPABLE DE QUE HAYA HABIDO UNA CONQUISTA HACE 5 SIGLOS. Por principio, no existían México ni España propiamente dichos, sino diversas organizaciones políticas en lo que hoy denominamos Mesoamérica y Reinos distintos en la Península Ibérica.

conquista 1
La Conquista

 

Prosiguiendo con el análisis del texto, se menciona lo siguiente:

[…]la incursión encabezada por Cortés a nuestro actual territorio fue sin duda un acontecimiento fundacional de la actual nación mexicana, sí, pero tremendamente violento, doloroso y transgresor; comenzó como un acto de voluntad personal contra las indicaciones y marcos legales del Reino de Castilla y la conquista se realizó mediante innumerables crímenes y atropellos […]

Esto, además de ser una percepción un tanto anacrónica, ignora todos los debates legales, filosóficos, humanistas, teológicos e históricos que existieron en torno a la Conquista DESDE CASI UN INICIO. Si bien es cierto que no fue un proceso amable, no tenía por qué serlo, porque era UNA CONQUISTA y, además, porque las personas que encontraron los castellanos no tenían a sus ojos la misma condición de ellos.

Entiendo que esta afirmación sea difícil de entender hoy en día, pero hay que ponerse en el lugar de los conquistadores y los europeos de la época. Y, de nuevo, ¿por qué querríamos verlo con nuestra propia mirada? Eso habla de una ignorancia del quehacer histórico de parte de Andrés López, misma que expuso de manera obtusa en febrero de este año.

Cortés
Hernán Cortés

Posteriormente, el texto prosigue de la siguiente manera:

[…]así lo prueban los cargos fincados por la justicia española al propio Cortés en los Juicios de Residencia a los que fue sujeto (1518-1547), de los que es emblemático el encarcelamiento y asesinato de Cuauhtémoc, último mandatario azteca, en 1525.

Cortés fue sujeto a Juicio de Residencia a partir de 1526, pero es cierto que ya se había contemplado una acción así desde antes; empero, no fue en 1518, porque en esa fecha Don Hernán estaba en Cuba, por lo que el dato es erróneo en su contexto. Lo que sí acaeció fue que Diego de Velázquez intentó arrestar a Cortés desde el año de 1519, pero sin éxito, iniciando este personaje la expedición hacia lo que es hoy México. OJO:su proceso legal no estuvo solamente implicado el asunto de la Conquista, sino otros problemas que tenía él por haberse granjeado gran cantidad de enemigos 1.

La cuestión de la ejecución de Cuauhtémoc –que no era azteca, sino mexica– sigue siendo motivo de especulación porque Cortés alegó una supuesta conspiración del último tlatoani. Si estuvo bien o mal este actuar, es una percepción que no nos corresponde, porque no vivimos esa época y nuestros valores son distintos. Para consultar estos documentos de los que hago mención, se puede seguir este enlace.

Juicio
Códice donde se muestra a Cortés

Además de que el Ejecutivo Mexicano parece ignorar adrede las circunstancias y atenuantes aquí expuestas, en su texto concluye lo siguiente:

Con este propósito, el Gobierno de México propone a Su Majestad que se trabaje a la brevedad, y en forma bilateral, en una hoja de ruta para lograr el objetivo de realizar en 2021 una ceremonia conjunta al más alto nivel; que el Reino de España exprese de manera pública y oficial el reconocimiento de los agravios causados y que ambos países acuerden y redacten un relato compartido, público y socializado de su historia común

Ahí partimos de un error muy grave, porque el Ejecutivo Nacional y su Secretario de Relaciones, Marcelo Ebrard, no revisaron el TRATADO DEFINITIVO DE PAZ Y AMISTAD ENTRE LA REPUBLICA MEXICANA Y S.M.C. LA REINA GOBERNADORA DE ESPAÑA, donde se estipuló lo siguiente:

ARTICULO II.
Habrá total olvido de lo pasado, y una amnistía general y completa para todos los
mexicanos y españoles, sin excepcion alguna, que puedan hallarse expulsados, ausentes, desterrados, ocultos, ó que por acaso estuvieren presos ó confinados sin conocimiento de los gobiernos respectivos, cualquiera que sea el partido que hubiesen seguido durante las guerras y disensiones felizmente terminadas por el presente tratado, en todo el tiempo de ellas, y hasta la ratificacion del mismo. Y esta amnistía se estipula y ha de darse por la alta interposicion de S.M. C., en prueba del deseo que la anima de que se cimente sobre principios de justicia y beneficencia la estrecha amistad, paz y union que desde ahora en adelante, y para siempre, han de conservarse entre sus súbditos y los ciudadanos de la república mexicana.

O sea, que desde el 29 de diciembre de 1836 México y España arreglaron sus diferencias, reconociendo ambas partes su origen en común y entendiendo que tenían que dejar de lado sus desencuentros para convivir como modernas naciones decimonónicas.

1836
El dichoso tratado

Como dato adicional, este tratado fue firmado en el Periodo Conservador-Centralista de la República Mexicana, tumbando uno de los mitos de bronce que gusta enarbolar Andrés López de que los liberales fueron los únicos que gestaron logros interesantes para el país.

Lo que sí reconozco es que las relaciones entre ambos países no siempre han  sido satisfactorias o amables, pero para eso hay que echar una leída a la historia diplomática de México-España.

 

La respuesta de España.

Parafraseando la Segunda Ley de Newton, se dice esto:

Siempre que una fuerza actúe sobre un cuerpo produce una aceleración en la dirección de la fuerza que es directamente proporcional a la fuerza pero inversamente proporcional a la masa.

España decidió afrontar este tema con una respuesta contundente pueden juzgarse hechos de hace cinco centurias con la visión del presente, invitando a nuestro país a seguir construyendo sus relaciones como lo han hecho desde hace tiempo.

Esta réplica me parece firme, educada y llena de bagaje histórico. Por principio, es pedir disculpas a una dinastía que no fue la que inició el proceso de Conquista, donde además la beneficiaria de este proceso fue la Corona de Castilla-León, no toda España-en su momento- aunado a que no debe pedir disculpas por actos que no le correspondieron a nadie de los hoy implicados.

No obstante, el Ejecutivo Mexicano volvió a insistir en el tema, pero fue, inteligentemente, ignorado por su contraparte hispana. Este tema es algo que aun tiene algo de tela de dónde cortar, pero los invito a reflexionar más acerca del asunto.

Conclusión

Tras este cúmulo de palabras y reflexiones de mi parte, me parece que podemos concluir lo siguiente:

  1. El Presidente de México está equivocado desde pedir disculpas por los «agravios ocurridos durante la conquista», pues menciona la violación a lo que hoy se conocerían como derechos humanos de los nativos. Eso es muestra de un desconocimiento total de lo que está hablando.
  2. Los gobiernos español y mexicano tienen una excelente relación, que no se debe manchar por los reclamos de una persona que, evidentemente, desconoce a cabalidad de historia.
  3. Lamentablemente, Andrés López no es el único que piensa así. Una senador llamada Jesusa Rodríguez hablaba del simbolismo histórico de opresión por comer tacos de carnitas. Aunque también se encontró con voces en contra y más de un insulto, la postura de ellos no cambia.
  4. Como recordatorio a la corta memoria de los mexicanos, en esa época estaba el país en plena discusión de desaparición de estancias infantiles, cancelación de un aeropuerto, programas clientelares y un largo etcétera.
  5. Nada tienen que ver el Holocausto, el genocidio armenio, las mujeres de consuelo coreanas y otros crímenes de lesa humanidad con un proceso de conquista de hace 500 años. Simplemente no se pueden medir con los mismos criterios, pues el apartado jurídico y la percepción histórica son totalmente distintas. Y muchas personas han salido a defender la postura del Ejecutivo argumentando estos atropellos, pero olvidan que han sido de criterios, tiempos y modos distintos.
  6. En su carta menciona que festejaremos en el 2021 el Bicentenario de la Consumación de la Independencia. Solo como punto aclaratario, en el Acta de Independencia del Imperio Mexicano se dice que: [México es…] independiente de la antigua España, con quien en lo sucesivo, no mantendrá otra unión que la de una amistad estrecha, en los términos que prescribieren los tratados […De Córdoba…] O sea, que hará un reclamo basándose en un acta de independencia que habla de una amistad con España. Interesante, ¿no?
  7. Si este acto fue un distractor o no, me parece vergonzoso que la comunidad de historiadores mexicanos no hayamos tomado una postura más enérgica. Me incluyo porque no pude o no quise escribir algo en su momento. Lo que no puedo dejar de mencionar es que hay historiadores serviles, como Pedro Salmerón Sanginés, que decidieron seguirle el juego al Presidente y hablar de una «invasión española». Esto me parece aberrante, rayando en un revisionismo histórico barato y, lo que es peor, lo hicieron para ajustarse al discurso «transformador» del gobierno mexicano. Espero que, en el futuro, nos plantemos de frente a una persona que no conoce bien el pasado y lo usa como un discurso legitimador de sus ideas políticas y nacionales.

-Hal Jordan.

Si quieres conocer más trabajos de este autor, puedes leer alguno de sus siguientes artículos:

Réquiem por un Penacho

Una quincena trágica inventada

A 25 años de la muerte de Colosio… ¿Cuál es su significado?

 

Ojalá puedan invitarnos un café, historiadores.

Logo

Para un cafecito

Con este cafecito, harás más feliz a HC Historia Contemporánea.

MX$10,00

 

 

 

____________________________________________________________________________________________1.FRANCISCO MANZO ROBLEDO, Yo, Hernán Cortés: El Juicio de Residencia, EDITORIAL PLIEGOS, MADRID. 2013, 429 pp. En Ciencia Jurídica . Universidad de Guanajuato. División de Derecho, Política y Gobierno Departamento de Derecho Año 3, número. 6, P. 15

La Fortaleza de San Juan de Ulúa, el primer bastión mexicano

San Juan
San Juan de Ulúa. Vista aérea

El fuerte de San Juan de Ulúa es probablemente la fortaleza más emblemática de México y una de las más antiguas de América.

Desde épocas coloniales sus muros han sido testigos de la transformación política y social de México, desarrollando a menudo un papel clave que llegó a definir eventos y periodos cuya influencia en la historia nacional es totalmente innegable.

Sigue leyendo, pues a continuación exploraremos la historia, mitos y leyendas, de La Fortaleza de San Juan de Ulúa, el primer bastión mexicano.

descarga (1)
El Fuerte actualmente

 

El origen

Ubicado en la isla de San Juan de Ulúa frente a las costas Veracruzanas, se encuentra la antigua fortaleza del mismo nombre. Su construcción se registra en el año de 1519; no obstante, la historia de la isla data de muchos años atrás.

Kúlua era el nombre con el cual originalmente los indígenas de la región se referían al lugar. Empero no fue hasta 1518, cuando el explorador Juan de Grijalva llegó al lugar, que el lugar sería renombrado añadiéndole el nombre de «San Juan». Es así como la isla pasaría a conocerse como isla de San Juan de Ulúa.

 

Primeros asentamientos Españoles

Fue en 1519 cuando el explorador Hernán Cortes llegó a las costas de México desembarcando en la isla de San Juan de Ulúa. Ahí comerció con los lugareños y estableció contacto con el cacique Teudile, Calpixque de Cuextlan.

Al ver la posición estratégica de la Isla, Cortés planteó construir un fuerte y volver al lugar la primera fortaleza del futuro nuevo territorio español. Frente a la  se fundaría una ciudad que sería conocida primeramente como «la ciudad de las tablas» por los restos de naufragios que habían en el lugar.

A pesar de ser un lugar de difícil acceso por las tormentas y huracanes la Isla se volvió un muelle y abrigo para los galeones, en 1524 se empezó la construcción de un oratorio franciscano y hacia 1535 la Fortaleza de San Juan de Ulúa empezó a ser edificada.

Para su construcción se usaron piedras de coral, buscando proteger del fondo marino a las embarcaciones que llegaran al lugar. La isla rápidamente se volvió uno de los principales fuertes defensivos de la costa mexicana, junto con el sistema de murallas y baluartes de la ciudad de Veracruz.

Planos
Plano

 

San Juan de Ulúa, la primera línea defensiva.

La Isla rápidamente se volvió el centro defensivo de todo el puerto veracruzano, defendiendo la ciudad de piratas y filibusteros que buscaban tomarla por asalto. Con el tiempo la fortaleza se volvió en la más formidable de esta parte del hemisferio.

Memorables son las batallas como la de 1568 en la que las murallas del testigo fueron causantes y testigos de la derrota del corsario Francis Drake a manos del general español Francisco Luján. Así y hasta la independencia la fortaleza sirvió con honor a la defensa de la nueva España.

Batalla San Juan.jpg
Batalla de San Juan de Ulúa

 

Tras la independencia

Después de haberse consumado la independiente del país la fortaleza siguió sirviendo a la defensa nacional. Tras seguir batiendo corsarios y piratas, el recinto fue tomado por los franceses durante la guerra de los pasteles en 1838 y por las tropas americanas en 1847. Entonces  fue evidente que la fortaleza se estaba tornando anticuada frente a las nuevas tecnologías de guerra, por lo que después de la primera intervención americana fue transformada en una prisión política.

Cañón.jpg
Cañón en San Juan de Ulúa

San Juan de Ulúa, la prisión de México.

Durante su tiempo como prisión, San Juan de Ulúa se convirtió en uno de los lugares más temidos de su época en el país. Si bien ya se utilizaban algunas de sus instalaciones como penitenciaría en la época colonial, no fue sino hasta la segunda mitad del siglo XIX cuando se destinó el inmueble a este uso.

Muchas icónicas figuras fueron encerradas tras las paredes de la ahora prisión de San Juan de Ulúa.

Entre los personajes más notables se pueden mencionar a Fray Servando Teresa de Mier, Benito Juárez y quizá al personaje más famoso que estuvo ahí, el bandido Jesús Arriaga, popularmente conocido como Chucho el Roto, afamado bribón durante el gobierno de Porfirio Díaz, el cual logró escapar más de una vez de sus muros.

 

celda
Interior de una celda

 

La leyenda de San Juan de Ulúa

Quizá la más famosa leyenda que se suscitó en las celdas de la fortaleza fue la de La mulata de Córdoba quien, según se cuenta, para escapar de la Inquisición pintó en los muros de su celda un barco que zarpaba hacia el horizonte, en el cual escapó. La leyenda rápidamente se volvió famosa nacionalmente.

Puerta
Puerta de celda

 

El fin de un fuerte y el nacimiento de un museo

Con los años y tras ganarse (no en vano) una pésima fama como el lugar más asqueroso de México en 1916 la prisión fue cerrada y fue durante breve tiempo, cuartel de marinos y militares.

Actualmente San Juan de Ulúa es una fortaleza/museo que los visitantes pueden recorrer acompañados de un guía que les explica la historia del lugar. Durante el trayecto se puede conocer el primer faro de México, atravesar el puente del último suspiro, entrar al mismo lugar donde estuvo “Chucho el roto” y conocer todo sobre “La Mulata de Córdoba”.

No cabe duda de que San Juan de Ulúa ha acompañado a México en tiempos y eventos de suma importancia, protegiendo al país y sirviendo a él a pesar de los conflictos nacionales.

Si se me permite, quisiera invitar al lector a conocer el lugar y palpar con sus propias manos las paredes de San Juan de Ulúa, la fortaleza que alguna vez fue el primer bastión mexicano.

Fortaleza.jpg
San Juan de Ulúa actualmente

-Zarco

Si quieres conocer más trabajos de este autor, puedes leer alguno de sus siguientes artículos:

Tulipomanía la enfermedad Holandesa que infectó a México.

«La polemología y la historia, unidas por pacto de sangre»  

Top 5 de las armas más letales de la época precolombina.

Por favor, invítennos un café. Gracias.

Logo

Para un cafecito

Con este cafecito, harás más feliz a HC Historia Contemporánea.

MX$10,00

Top 5 de las armas más letales de la época precolombina.

Precolombino
Guerrero Mesoamericano


Es bien sabido que con la llegada de los españoles al continente americano la vida de los pueblos indígenas cambió totalmente. En el aspecto bélico, los europeos introdujeron nuevas armas y tácticas, transformando radicalmente la forma de hacer la guerra que hasta ese entonces se había llevado a cabo en el nuevo continente.  

Sin embargo, durante su época precolombina las distintas civilizaciones de toda América habían desarrollado sus propias tácticas y armamento, llegando a abarcar una gran variedad de armas  que cumplían con distintas funciones.

En esta entrada de blog analizaremos algunas de las más importantes y relevantes armas de la época prehispánica, ¡No te lo puedes perder!

1-  Macquahuitl

Las armas mexicas tienen una característica que las hace únicas alrededor del globo. Están diseñadas no para matar, sino para imposibilitar a su enemigo.  El concepto de la guerra para los pueblos mesoamericanos es bastante diferente al que tenemos hoy en día. Su objetivo, además de vencer, era poder capturar a sus contrincantes para posteriormente ofrecerlos en sacrificio.

Esto se puede contemplar en armas como el macquahuitl, el cual era una espada de madera con dientes de obsidiana en sus costados, debido a que esta piedra es el material más filoso del mundo; esta arma era capaz de rebanar músculos y tendones sin problema alguno,  existía también una versión más grande para ser usada a dos manos. Sin embargo, un importante problema que presentaba es que al chocar con superficies resistentes como una armadura o escudo la obsidiana tendía a romperse, dificultando la tarea de su portador. Pero no está de más decir que en las manos correctas el  macquahuitl era un arma sin igual.

0eaefa097a968ae1be09746976e8e14f
Macquahuitl

2- Atlatl

Como anteriormente mencioné, la manera de hacer la guerra para los mexicas era diferente a la concepción occidental, pues sus tácticas en el campo de batalla a menudo dependían de la movilidad y maniobrabilidad de las tropas. Para los combates a distancia el atlatl cumplía muy bien con el trabajo. No solo era capaz de lanzar flechas sino que también podía impulsar diferentes proyectiles como dardos mortíferos .

Un dato adicional es que el atlatl, también conocido como estólica ,no fue un arma exclusiva de los mexicas, pues muchas otras civilizaciones americanas como los Incas utilizaron armas parecidas.

atlatl-azteca-historia-armas-prehispanicas-guerra
Atlatl

3- Chaska chuqui (mazos)

El ejército Inca se caracterizó por ser un ejército de carácter profesional con un entrenamiento y conducta altísimos. Esta organización a menudo estaba integrado por distintas etnias que portaban muy distintas y variadas armas, una de sus principales herramientas fue el Chaska chuqui.

Estos pesados mazos de guerra se diferenciaban de otros mazos utilizados (como el de los mexicas que usaban mazos redondos) en que tenían formas estrelladas y, además eran las armas más comunes en el ejército Inca y a menudo estaban decoradas con distintos materiales como el oro o la plata dependiendo del rango del soldado. Un certero golpe de estas pesadas armas sin duda dejaban fuera de combate a mas de uno.

huactano-o-mazo-inca
Chaska chuqui

4- Arco Amazónico

El arco es una de las armas más antiguas usadas por la humanidad, incontables son las civilizaciones que hicieron uso de esta poderosa herramienta para fines militares. En América la situación no es diferente.

El arco Amazónico es característico de las diversas tribus sudamericanas, inclusive los mismos Incas llegaron a incorporar está poderosa arma a su ejército profesional.

Estos poderosos arcos llegaban a medir dos metros de largo, de misma forma que las flechas que estos empleaban. Sin duda a nadie le gustaría tener que vérselas con un buen tirador armado con uno de estos arcos.

nativos-amazonicos-201710062033
Arcos Amazónicos


5- Armadura de algodón.

Si bien no se considera un arma como tal, la armadura de algodón cuenta con un factor que la hace peculiar. No es solo su amplio rango de uso, desde las civilizaciones mesoamericanas que  fabricaban estás pecheras de algodón reforzado, hasta las civilizaciones Andinas, que también solían reforzarlos con una capa de madera.Es el peculiar hecho de que los mismos españoles decidieron incorporarlas a su uso militar.

Así es, según diversas crónicas los conquistadores a menudo cambiaban sus pesadas armaduras de metal por estas ligeras y frescas pecheras de algodón. No es de extrañarse, ya que en las húmedas condiciones del territorio americano a menudo las pesadas y calurosas armaduras resultaban ser más un estorbo que una ayuda.

Además, es importante recordar que las civilizaciones americanas no contaban con armamento «pesado» por lo que las armaduras de algodón solían cumplír muy bien con la función de proteger y dar movilidad al mismos tiempo. Esto fue muy apreciado por los españoles.

descarga (4)
Ichcahuipilli

Sin duda el mundo militar de la América precolombina es un campo lleno de preguntas interesantes que aguardan ser respondidas ¿les interesa saber más sobre este tema de estudio? ¡Si es así no duden en seguirnos! Y cuidado jugando con ese macquahuitl,

¡Hasta la próxima!

images

 

-ZARCO.

Si quieres conocer más trabajos de este autor, puedes leer alguno de sus siguientes artículos.

«La polemología y la historia, unidas por pacto de sangre»  

La Fortaleza de San Juan de Ulúa, el primer bastión mexicano

Carlota, la mujer que conquistó a México. 

 

 

Logo

Para un cafecito

Con este cafecito, harás más feliz a HC Historia Contemporánea.

MX$10,00

Una quincena trágica inventada

O el invento de tonterías desde el poder.

López
La imagen de

El 24 de febrero pasado, el titular del Poder Ejecutivo Mexicano, Andrés López, develó una placa en conmemoración a la Decena Trágica, solo que decidió renombrarla quincena trágica, porque, según él, no fueron 10 días, sino 15.

¿Cómo llegó a esta conclusión? Según el personaje en su interpretación y, a pesar de que académicos historiadores y demás profesionales le dijeron que no está en lo correcto, son 15 días los que abarcó el evento.

descarga (5)
La lisonja y el montaje

Su esposa, Beatriz Gutiérrez, respaldó sus dichos siendo, supuestamente, una persona con experiencia en historia. Mencionados los hechos, quiero comentar algunas cosas que pasan por mi mente a raíz de este incidente y no espero que muchas personas estén de acuerdo conmigo:

  1. Estoy de acuerdo en que los eventos históricos no son definidos por los historiadores… y tampoco a gusto de gobernantes narcisistas.
  2. La terquedad del Ejecutivo Mexicano de hacer «historia», ya evidente, solo se re confirma con su ejercicio inútil de renombrar algo que no necesitaba renombrarse.
  3. ¿De verdad es necesario seguir alabando a Madero como un paladín de la democracia? Entiendo que fue un presidente «democrático», pero hay personajes que defendieron de mejor manera este concepto. Como Salvador Nava… ¿o es que acaso era un conservador que no merece ser mencionado? Dato verídico: alguien me dijo que los «mochos» no tenían cabida en la nueva historia de este régimen.
  4. Beatriz Gutiérrez es solo una repetidora de lo que diga su espooa, el cual solo tiene un grado de licenciado.
  5. El fetiche por personajes históricos de bronce, creados en gran medida por el régimen priista, es una práctica que no puede dejar de lado el presidente , formado en su infancia y en su desarrollo político en esos años.
  6. Andrés López no entiende la disciplina histórica y no entiende que no entiende esa disciplina. Para él son fechas, personajes, monumentos, desfiles y nombrar a elefantes blancos como personajes «heroicos». Basta con leer su tesis para corroborar su nulo entendimiento de los procesos históricos.
  7. Al no entender los procesos históricos, hace aseveraciones que rayan en lo bolonio, donde cambia nombres dados a eventos y pensar que con eso se logra su cometido. Es por este motivo que hay un grupo de serviles historiadores que quieren nombrar invasión española al proceso de conquista que ejecutó la Corona de Castilla en territorios americanos y otros. Un despropósito.
  8. ¿Otra evidencia de que no entiende ni un ápice de historia? En respuesta a un artículo publicado en el Wall Street Journal intitulado Mexico Slides Toward One-Man Rule, el Ejecutivo mencionó que están mal, descalificó al diario y que él no es como Antonio López de Santa Anna y Porfirio Díaz Mori porque, según su visión, López de Santa Anna fue presidente 11 veces y Díaz gobernó 34 años. Son dos errores gravísimos de alguien que se presume conocedor del pasado. Santa Anna fue SEIS veces presidente, de acuerdo al historiador Will Fowler. Por otro lado, Porfirio Díaz gobernó en su primer periodo de 1877 a 1880 y, posteriormente, de 1884 a 1911, dando como resultado 30 AÑOS, no 34. Ojo, no estoy diciendo que no haya habido dictaduras en ambos casos, pero también omiten la dictadura de Benito Juárez de 14 años de duración, pero como es uno de los personajes favoritos de López, no se le toca. Con esto quiero exponer que una persona que desconoce a ese nivel los eventos, no puede ni debe andra renombrando sucesos que no alcanza a comprender en su limitada formación.
  9. Sinceramente espero que no escriba otro libro de Historia. Sería un desperdicio de árboles y, como sé que no lo escribirá él realmente, será explotación laboral inhumana.
  10. Es ALARMANTE el silencio generalizado de la comunidad de historiadores que hay en nuestro país. Entiendo que los problemas que atravesamos en México son gravísimos y que hay prioridades… pero no por ello debemos dejar de lado nuestra formación y denunciar actos déspotas y sin sentido.

Este breve escrito los invita a seguir informándose como historiadores y que, si alguien les dice que deben nombrar quince trágica a la decena trágica, respondan que la tragedia quincenal es la que recibimos por nuestro trabajo.

– Hal Jordan.

Si quieres conocer más trabajos de este autor, puedes leer sus siguientes artículos:

Cuando los tacos de carnitas definen la memoria histórica…

EZLN: Una aproximación histórica.

El día más triste en la vida de Pedro Salmerón.

¿Por qué seguimos viendo la historia como buenos y malos?

Bueno y Malo

Si hay un problema que aqueja a la hora de hablar de historia es la constante pregunta: ¿Tal personaje era bueno o malo? ¿Por qué lo vemos así? ¿Es justa esta visión?

La cuestión viene desde hace muchos SIGLOS, donde se ha usado la escritura del pasado para legitimar algunas acciones, como lo hizo Julio César en la Guerra Civil. En este texto, habla de sí mismo en tercera persona para justificar su actuar y presentar un intento de «objetividad».

Así, han pasado múltiples obras históricas donde distintos autores justifican una y otra postura, argumentando que era necesaria una «revolución», acciones individuales o auténticas masacres, en pro de sus objetivos sea cuales sean éstos.

Pero…¿hay buenos y malos en la historia? Como todo en la vida, no es cuestión de blanco o negro, sino entender las razones del actuar de protagonistas, movimientos, coyunturas, etc. Lo que sin duda admitiré es que hay una memoria colectiva que se va formando mediante la interacción que se tiene entre la sociedad y los recuerdos que se comparten de generación en generación. (Halbwachs, 1950)

A su vez, no podemos negar que GRAN PARTE DE LOS EVENTOS HISTÓRICOS que conocemos hoy en día vienen elegidos por parte de autoridades o personas ajenas a nosotros, los cuáles determinan algunas ideas y pensamientos que nos acompañan durante nuestra formación escolar y, en algunos casos, académica. (Halbwachs, 1950)

Esta educación nos mantiene viendo a nuestros «héroes patrios» como seres prácticamente perfectos, que se sacrificaron por un mundo mejor, impidiendo entender el contexto detrás de ellos y los pormenores que llevaron a su devenir particular. Por tanto se establece una memoria dominante que determina en gran medida cómo ven las personas este pasado y previene de cualquier crítica a sus personas en la colectividad. -reto a alguno de los lectores a exponer que Benito Juárez era un dictador-

La visión clásica que se tiene de los protagonistas de la independencia

De hecho, el actual gobierno tiene como logotipo de su sexenio a diferentes próceres patrios que son favoritos del Presidente en turno. ¿Por qué elige éstos? Porque en su visión de la historia hay héroes que forjaron al país y que definen al Estado Mexicano. Esto resulta ser una visión bastante añeja, heredada de los tiempos del PRI todo poderoso en el Siglo XX mexicano y, a su vez, de trabajos históricos tan añejos como México a través de los Siglos de Don Vicente Riva Palacio.

Además el hecho de dividir a la historia mexicana independiente en tres grandes momentos es bastante limitado, pues no busca entender las coyunturas que llevaron a dichos eventos. Y obviamente, son BUENOS LOS QUE GANARON, los liberales-o lo que sea que entienda por liberales-

De nueva cuenta esta visión de que hay unos buenos,otros malos. ¿Por qué? Porque también se adapta a un discurso de poder, de legitimación de sus acciones y de heredero de las grandes obras de otras personas -más o menos competentes, dependiendo del gusto e interpretación de cada quién-

Esta visión le sirve a distintos gobernantes para ampararse en caso de tener opositores: Si se oponen a sus acciones…¿acaso se oponen a las ideas de -inserte nombre de prócer- , las cuáles me inspiran? ¿Por qué esos malvados opositores creen que pueden ir contra los ideales de -inserte prócer- el cuál fundamente al Estado bananero en turno?

Yo me preguntaría… ¿dónde están los «otros» personajes? ¿Por qué los «malos» no pueden estar ahí? ¿Quién determina ese discurso? ¿Por qué solo tenemos que limitarnos a una visión tan binaria del pasado? Hay varios personajes que pueden o no ser del agrado de algunos, pero que también podrían ser analizados

Al final, esta visión del pasado pervive por intereses políticos, sociales, económicos, etc. Y que conste… no estoy tomando postura por nadie. Solo invito a la reflexión:¿todos los personajes «malos» deben ignorarse porque no me gustan o debemos buscar la manera de que entendamos a todos como parte un todo llamado historia?

-Ricardo S. Rodríguez G.

7 de noviembre de 1907. Muere en Sonora el “Héroe de Nacozari”. Se conmemora el día del Ferrocarrilero a partir de 1944.[1]

Fuente: https://bit.ly/2QUiNM9

Hay una calle que se encuentra a unos metros del Palacio Legislativo de San Lázaro en la Ciudad de México llamada “Héroe de Nacozari” y, para fines de información y cultura general, resulta menesteroso mencionar el origen de su denominación.

El 7 de noviembre de 1907, un maquinista llamado Jesús García Corona, que entonces tenía 25 años, suplió a su compañero Alberto Biel, quien se encontraba enfermo desde el día anterior. Aparentemente, la locomotora tenía un problema en la rejilla que contenía las chispas y no funcionaba apropiadamente. Esto no hubiera pasado de un incidente menor de no ser porque en el viaje ferroviario, se cargaron contenedores de dinamita de Nacozari a la mina de Pilares.

Al arrancar la máquina, las chispas volaron hacia la carga explosiva y, para infortunio del maquinista, se esparcieron con rapidez e incendiaron los explosivos. Al notar esto, decidió pasar de largo del pueblo de Nacozari y llevarlo al campo abierto, alentando a su tripulación que saltara del tren en movimiento. Minutos después, a las 14:20 horas, hubo una gran explosión que cimbró la población, muriendo al instante Jesús García Corona junto con otras trece personas del caserío llamado “El Seis”; en cambio, se salvaron cientos al evitar la detonación en la zona más poblada.

Tras este evento el sacrificio del “Héroe de Nacozari” empezó a ser reconocido. El congreso del Estado de Sonora cambió el nombre del asentamiento a Nacozari de García en 1909 y, 3 años después, se volvió la cabecera municipal del mismo nombre. Años más tarde, en honor a los maquinistas ferroviarios y a este héroe civil, desde el 7 de noviembre de 1944 se estableció la conmemoración del Día del Ferrocarrilero en nuestro país.

Fuentes:

  • Gutiérrez Ruelas, Ulises. “Hace cien años, Jesús García, el Héroe de Nacozari, salvó un pueblo a costa de su vida.” En La Jornada. [Consultado el 15 de octubre de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2IYIQPf ]
  • Hernández, Bertha. “El héroe de Nacozari: su vida por la de miles.” La Crónica. [Consultado el 15 de octubre de 2018. Disponible en: https://bit.ly/2QUiNM9 ]
  • Virgen, Lucy. “7 de noviembre. Día del Ferrocarrilero.” Universidad de Guadalajara. [Consultado el 15 de octubre de 2018. Disponible en: https://bit.ly/10yk8gz ]

[1] Escrito por Ricardo Rodríguez.

22 de julio de 1968. Inicio del movimiento estudiantil en la Ciudad de México, que buscaba ampliar las libertades democráticas y el cese a la represión gubernamental.[1]


[2]

El año de 1968 es un parteaguas en la Historia del México Contemporáneo. La razón de esto fue la represión del movimiento estudiantil de ese año, el cual inició por un conflicto entre estudiantes y creció hasta convertirse en un reclamo de mayores libertades civiles, que tuvo entre sus demandas la derogación del artículo 145 del Código Penal Federal[3].

Éste tipificaba como delito, entre otras cosas, cualquier acto que perturbara el orden público, de acuerdo al criterio de las autoridades. El origen de este artículo fue la propagación del fascismo de los “camisas doradas”, así como de la Unión Nacional Sinarquista en el contexto bélico de la Segunda Guerra Mundial y el posterior involucramiento de México en el conflicto. El presidente Miguel Alemán reformó los artículos citados en 1951, quedando el texto de la siguiente forma:


Artículo 145 Se aplicarán prisión de dos a doce años y multa de mil a diez mil pesos, al extranjero o nacional mexicano que, en forma hablada o escrita, o por cualquier otro medio, realice propaganda política entre extranjeros o entre nacionales mexicanos, difundiendo ideas, programas o normas de acción de cualquier gobierno extranjero que perturben el orden público o afecten la soberanía del Estado mexicano. Se perturba el orden público cuando los actos determinados en el párrafo anterior, tiendan a producir rebelión, sedición, asonada o motín. Se afecta la soberanía nacional cuando dichos actos puedan poner en peligro la integridad territorial de la República, obstaculicen el funcionamiento de sus instituciones legítimas o propaguen el desacato de parte de los nacionales mexicanos a sus deberes cívicos […][4]

Esto era una justificación legal para que el Estado reprimiera cualquier acción que considerara disidente[5], en aparente oposición al artículo 9 Constitucional que refiere lo siguiente: “No se podrá coartar el derecho de asociarse o reunirse pacíficamente con cualquier objeto lícito; pero solamente los ciudadanos de la República podrán hacerlo para tomar parte en los asuntos políticos del país.” [6] Paralelamente, dicho dispositivo contrariaba los artículos 19 y 20 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos, que expresan:

Artículo 19

Todo individuo tiene derecho a la libertad de opinión y expresión; este derecho incluye el de no ser molestado a causa de sus opiniones, el de investigar y recibir informaciones y opiniones, y el de difundirlas, sin limitación de fronteras, por cualquier medio de expresión.

Artículo 20

Toda persona tiene derecho a la libertad de reunión y asociación pacíficas [7]

Durante el sexenio del entonces presidente Gustavo Díaz Ordaz (1964-1970) se experimentó un crecimiento económico en el contexto del llamado “milagro mexicano”[8], no obstante, el sistema ya daba algunas señales de agotamiento; el grupo de jóvenes que participaron en el movimiento estudiantil, eran partícipes de ese auge monetario. La bonanza abrió la posibilidad para las clases menos favorecidas de enviar a sus hijos a las universidades y buscar un futuro mejor.[9]

En la década de 1960 se suscitaron distintos movimientos sociales y laborales enfocados a cuestionar al sistema, tales como el de los médicos o el magisterial, así como el de los estudiantes de la Universidad de Morelia en 1966 y una huelga en la UNAM en el mismo año.[10] Estos movimientos sentaron un precedente para el movimiento estudiantil de 1968 y su abrupto fin. Eric Hobsbawm menciona que:

Si hubo algún momento […] que correspondiese al estallido mundial simultáneo con que habían soñado los revolucionarios desde 1917, fue en 1968, cuando los estudiantes se rebelaron desde los Estados Unidos en México y Occidente, a Polonia, Checoslovaquia y Yugoslavia en el bloque socialista , estimulados en gran medida por la extraordinaria erupción de mayo de 1968 en París […][11]

Cabe señalar que los estudiantes no realizaron  una revolución socialista como tal porque no podían hacerla solos[12] y, porque a pesar de que “[…] 1968 despertó una enorme atracción intelectual hacia la teoría marxista […] y hacia una gran variedad de sectas y grupos <marxistas-leninistas>”[13],  esto realmente no compete al movimiento mexicano debido a que no hubo en las demandas ni en la organización la intención de implementarlas.

En nuestro país, el movimiento estudiantil empezó a partir de los días 22 y 23 de julio de 1968 con la represión en la Ciudadela de la Ciudad de México de los jóvenes estudiantes de la Vocacional 5 y de otras instituciones a manos de la fuerza de granaderos de la policía[14] y, a partir de ahí “ […] el movimiento se levantó hasta convertirse en una ola alta y poderosa que los mexicanos miraban expectantes […] El 2 de octubre la ola reventó, revolcó a muchos y la resaca se llevó a demasiados jóvenes”.[15]

Es por esto que, al conmemorarse el 50 aniversario del inicio del ya mencionado movimiento estudiantil, es necesario hacer una reinterpretación de los sucesos, pues, aunque muchos de los testigos y personas que vivieron el momento no han perecido, su legado debe ser preservado para seguir siendo estudiado y analizado, ya que la “[…] coetaneidad ha de recoger las experiencias tanto del que tiene 80 años como del que tiene 17 años, cuestión no exenta de dificultad, pero que implica una idea de presente elástica, que se reelabora, pero en un presente que […] requiere de memoria.”[16]


[1] Escrito por Ricardo Rodríguez.

[2] Extraído de: https://bit.ly/2L87Isl

[3] Fernández, Óscar. El delito de Disolución Social y su uso contra el movimiento de masas. Viernes 29 de julio de 2016. [Consultado el 4 de julio 2017. Disponible en http://bit.ly/2tmlRWD ]

[4] Diario Oficial de la Federación. 15 de enero de 1951. Capítulo III. Artículo 145. [Consultado el 18 de julio de 2018. Disponible en: http://bit.ly/2tQ5oxn ] Se hacía referencia también al artículo 145 bis, pero no se encuentra una referencia precisa.

[5] Allier Montaño, Eugenia. “De conjura a lucha por la democracia: una historización de las memorias políticas del 68 mexicano” en Allier Montaño, Eugenia y Crenzel, Emilio (coordinadores) Las luchas por la memoria en América Latina. La Historia reciente y violencia política. México: UNAM/ Bonilla Artigas Editores. 368 p., p. 191

[6] Cordero Pinto, Guadalupe. (Coordinadora). Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 2016. Centro de Estudios de Derecho e Investigaciones Parlamentarias (CEDIP)/ Cámara de Diputados. LXIII Legislatura. P. 48. De igual manera, el artículo 145-145 bis es de aparente oposición al artículo 19 de los Derechos Humanos, firmados en 1948, que expresa que toda persona tiene derecho a la libertad de opinión y expresión. [Consultado el 14 de julio de 2017. Disponible en: http://bit.ly/2vl7PUY ]

[7] Declaración Universal de los Derechos Humanos. [Consultado el 16 de julio de 2018. Disponible en http://bit.ly/23c5los  ] Lista de países que firmaron la Declaración de la Naciones Unidas. [Consultado el 16 de julio de 2087. Disponible en: http://bit.ly/2v2uMM2 ]

[8] Loaeza, Soledad. “Modernización autoritaria a la sombra de la superpotencia, 1944-1968” en Velásquez García, Érik, et. Al. Nueva Historia General de México. México. El Colegio de México. México: El Colegio de México. P. 65, 3818 p.

[9] Allier, Óp. Cit., pp. 186-187

[10] Loaeza, Óp. Cit., pp. 686-690

[11] Hobsbawm, Óp. Cit., pp. 300-301

[12] Hobsbawm, Loc. Cit.

[13] Ibídem, p. 82.  Por otra parte, Luis González de Alba menciona esto en el documental Krauze, Enrique. México Siglo XX. Los Sexenios Gustavo Díaz Ordaz y el 68. Televisa. 1999. en los minutos 20:25 a 21:44. [Consultado el 14 de julio de 2018. Disponible en: http://bit.ly/2tSaAQp ]

[14] Aguayo, Óp. Cit., pp. 21-22

[15] Poniatowska, Elena, “Prólogo” en La noche de Tlatelolco. México: Bolsillo Era. 2014. 366 p. Pp. 29-30.

[16]Soto Gamboa, Ángel. “Historia del Presente. Estado de la cuestión y conceptualización.” En Historia Actual Online, Núm. 3. Santiago de Chile. (invierno, 2004), pp. 106-107. P.  101-116 p. El texto define la historia del presente de la siguiente Manera: Por Historia del presente, del tiempo presente, coetánea, reciente, próxima o actual, conceptos todos ellos válidos, entendemos la posibilidad de análisis histórico de la realidad social vigente, que comporta una relación de coetaneidad entre la historia vivida y la escritura de esa misma historia, entre los actores y testigos de la historia y los propios historiadores. El presente es el eje central de su análisis, al que no retiene aislado de la sucesión temporal o del espesor de los tiempos. Si dejamos de lado esa definición que el  presente no es más que una fina línea de apenas un milisegundo entre el pasado y el futuro, en el concepto a que nos referimos aquí, lo entendemos como expresión de la relación compleja de la temporalidad, en la que se pueden superar los estrechos límites del tiempo corto y prolongar su análisis en la larga duración, aunque es un presente de quien nos habla, del enunciador, pues esta historia trata de los que están vivos, por tanto esto le permite una movilidad, ya que recoge la realidad, constituyéndose en una historia con un fuerte elemento experiencial y con contenido generacional.